David Bisbal demuestra en Madrid por qué sigue siendo una estrella

El cantante David Bisbal actuó anoche en Madrid en el marco de su nueva gira, que le llevará por varias ciudades españolas durante todo el verano. La cita, que tuvo lugar en un WiZink Center abarrotado, congregó a miles de fans que no quisieron perderse un concierto enérgico y vibrante en el que no faltaron los temas más populares de su discografía.

El show dio inicio con David Bisbal apareciendo de debajo del escenario mientras sonaban los primeros acordes de ‘Quién me iba a decir’, de su álbum ‘Premonición’ (2006). A este tema, le siguieron otros más recientes como ‘Fiebre’, ‘Antes que no’ y ‘Lo tenga o no’, todos ellos de su último disco, ‘Hijos del mar’ (2016). También, hubo tiempo para grandes hits como ‘Lloraré las penas’, ‘Silencio’, ‘Diez mil maneras’ o ‘Todo es posible’, de la banda sonora de ‘Tadeo Jones 2’.

En un momento dado, el cantante quiso dar las gracias a “todo ese público que me viene acompañando en estos años, concierto tras concierto”. La entrega del artista con sus seguidores es tal que llegó a cantar descalzo durante un rato, puesto que “el escenario resbala que no veas”, como el mismo confesó.

David Bisbal en su concierto de Madrid. Foto: Rocío de Alba (LaCajaDMusica) 

El momento más emocionante de la noche llegó de la mano de una versión acústica de la balada ‘Mi princesa’, creando un ambiente mágico en el que demostró por qué es una de las voces más solventes del panorama musical.

También, el cantante subió al escenario las banderas de España, Andalucía y de algunos países latinoamericanos justo en el momento en el que interpretaba aquellos temas de promoción del Mundial de fútbol de 2010, aprovechando el momento para desear suerte a la Selección Española en el Mundial de Rusia.

Por último, interpretó ‘A partir de hoy’, enloqueciendo a todos los presentes. Tras él, llegarían los habituales vises, esta vez de la mano de sus archiconocidos ‘Bulería’, ‘Esclavo de sus besos’, ‘Ave María’ y ‘Oye el boom’.

El concierto contó con dos colaboraciones especiales de fama internacional: Luciano Pereira, al que Bisbal presentó como “el cantante número uno ahora mismo en Argentina”, y Carlos Rivera, con quien compartió la balada ‘Dígale’, perteneciente al primer álbum de estudio del cantante, ‘Corazón latino’ (2002).

La entrega del público fue total y absoluta desde el inicio del concierto, bailando y coreando cada una de las canciones y demostrando una devoción absoluta hacia el cantante, pero ya sin la locura colectiva que caracterizaron las primeras giras, allá por 2002. Aun así, David Bisbal no ha perdido la energía y profesionalidad encima del escenario, aun habiendo pasado ya diecisiete años desde que se dio a conocer, tiempo en el que se ha labrado una carrera exitosa y fructífera que le han llevado a alcanzar la condición de estrella de la música, como anoche quedó comprobado una vez más.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *